jueves, 17 de agosto de 2017

LOS GEMELOS DE JOSEPH MENGELE


Joseph Mengele nació en Günzburg (Baviera), el 16 de marzo de 1911. Provenía de una familia de industriales, estaba muy unido a su madre, que murió joven, y él nunca destacó por su capacidad para hacer amigos. Ya desde muy joven su ideología sería el nacionalsocialismo. Intentó por todos los medios entrar en cualquier organización nazi, pero no destacó en ninguna. Las SS le rechazaron en un primer momento, tuvo que esperar tres años para intentarlo de nuevo. Estudió filosofía, antropología y medicina, en Munich, Bonn, Francfurt y Viena. Sus estudios se centraron en demostrar fisiológicamente la superioridad de la raza aria. En Munich se doctoró en antropología con la tesis  “Estudio morfológico de razas realizado en la pieza frontal del hueso submaxilar en cuatro grupos raciales” en 1935, y el doctorado en medicina lo consigió en Francfurt am Main en 1938 con la tesis “Estudios de la fisura labial-mandibular-palatina en ciertas tribus”.
Fotografía oficial de la SS de Josef Menguele, tomada en algún momento antes de 1945

Durante la Segunda Guerra Mundial, Mengele fue destinado a la reserva del cuerpo de médicos. Nunca quiso ser médico para "curar" si no para investigar. 
En 1942, fue herido en una pierna y declarado no apto para el combate por lo que se le destinó al campo de concentración de Auschwitz como oficial médico. Allí se ganaría el nombre de "Ángel de la muerte" porque era el que decidía, una vez que llegaban los prisioneros, quién iba a la cámara de gas y quién moría lentamente en los barracones.
Selección de presos en Auschwitz II-Birkenau (mayo-junio de 1944). Los que se enviaban a la derecha eran asignados a trabajos forzados, los de la izquierda iban a las cámaras de gas.

En una fila a la derecha situaba a ancianos, enfermos, mujeres embarazadas y niños pequeños que iban derechos a la cámara de gas. 
En otra fila a la izquierda colocaba a aquellos que podían realizar trabajos forzados.
Al principio mandaba a las madres a la cámara de gas y los bebés se usaban como combustible para los hornos. Después cambió de opinión y empezó a experimentar con ellos. Cuando una mujer daba a luz, la vendaba los pechos para que no pudiera amamantar y de esta forma calculaba cuánto tiempo tardaba en morir el bebé. 
Los testigos lo recuerdan gritando " Zwilligen", gemelos, cuando encontraba a sus víctimas que pasarían inmediatamente a ser conejillos de indias.
Se dice que llegó a experimentar con 1500 pares de gemelos, de los que sobrevivieron 200. O bien morían durante los experimentos o eran sacrificados para estudiarlos.
Su mayor fuente de estudio eran las autopsias que eran de dos tipos: la necropsia y las vivisecciones. 
No utilizaba anestesia ni analgesia en las operaciones por lo que sus víctimas morían, o bien en la mesa de operaciones, o posteriormente de gangrena o alguna otra infección. 
En sus experimentos con gemelos, inyectaba productos químicos en los ojos para ver su cambiaban de color, inoculaba virus  y bacterias e incluso intentó fabricar siameses cosiéndolos. 
Gemelos judíos mantenidos con vida para ser usados en los experimentos de Mengele. Estos niños fueron liberados de Auschwitz por el Ejército Rojo en enero de 1945.

Diez días antes de la entrada de las tropas rusas en Auschwitz, Mengele huyó. 
Con un pasaporte falso pasó a Génova y en 1947 huyó a Sudamérica asentándose en Buenos Aires. No le hizo falta cambiarse de nombre dado que allí su familia tenía una empresa de fabricación de maquinaria agrícola y gracias a eso pudo vivir con todas las comodidades. 
Pasaporte italiano usado por Mengele para entrar en Argentina

No fue hasta los años 60 cuando su nombre figuró entre los criminales de guerra más buscados.
Mengele murió el 7 de Febrero de 1979 ahogado. La versión oficial dice que se golpeó la cabeza con un madero nadando en la playa. Lo curioso es que Mengele no sabía nadar. 
En 1983 fueron exhumados sus restos, y se le identificó por sus incisivos superiores particularmente separados. En 1992 se confirmó la identificación con análisis de ADN.
Josef Mengele (1911-1979), oficial de la SS alemán. Foto tomada por un fotógrafo de la policía en 1956 en Buenos Aires para el documento de identidad argentino del mismo.

Mengele quedó impune de sus crímenes. Entre los gemelos supervivientes está Eva Moses Kor, que relata:
Cuando el tren se detuvo, escuchamos a muchos nazis dando órdenes afuera. Envolviendo al campo había enormes muros con alambres de púas. Todo allí era de un color tétrico. Uno debía obedecer inmediatamente las órdenes o moría. Debía ser instantáneo, como un flash. Ello decidiría entre la vida en el campo o la muerte en las cámaras de gas. Mi madre nos sostenía a mí y a Miriam, mi hermana gemela de las manos. Nosotras nos quedamos congeladas en ese lugar. Mi madre no nos soltó. Mi padre y mis otros hermanos desaparecieron en la multitud, y jamás los volvimos a ver… De pronto, apareció Mengele gritando en alemán “¡zwillingen, zwillingen!”, es decir “¡gemelos, gemelos!”. Se detuvo frente a nosotras y mirándonos a mi hermana y a mí, preguntó si éramos gemelas. Mi madre no sabía qué decir; sólo atinó a preguntar: “¿es eso bueno?” Allí, un oficial SS ordenó: “¡responda por sí o no!”. Y mi pobre madre dijo “sí, son gemelas”. Mi madre fue enviada en una dirección, y nosotras en la dirección opuesta. Cuando me di vuelta, la vi por última vez, extendiendo sus brazos hacia nosotras… 
Bloque 10, el pabellón «médico» de Mengele en Auschwitz.

La raza humana, tan capaz de crear y de destruir a partes iguales. Tan enferma y tan indigna en muchas ocasiones. Quizás todavía no hemos llegado al límite de nuestras posibilidades, puede que seamos capaces de crear más horror si cabe en esta vida que nos ha tocado vivir. Lo que es bien cierto es que, de entre todas las especies vivas, el ser humano es la peor de todas.

Un articulo de Vuelo de Cuervos

Fotografías: The Clinc y Wikipedia

viernes, 11 de agosto de 2017

LOS NIÑOS DEL BOSQUE

En el pequeño pueblo de Watton (Inglaterra), más en concreto, en su entrada, aparecen dos niños pequeños, desnudos, sentados en el tronco de un árbol.
Todos los pueblos tienen algún signo distintivo, así que, digamos, que este es uno muy curioso, siempre y cuando se conozca la historia que hay detrás: Los niños del bosque.

Cerca del pueblo hay un bosque llamado Wayland Wood en el que empieza la historia que hoy os vamos a contar. Nos tenemos que situar casi en la edad media, ya que la antiguedad del relato es, aproximadamente; sobre esa fecha, y nos habla de dos huérfanos que habían quedado bajo el cuidado de su tío. Como todas las historias que se convierten en leyenda, esta no iba a ser menos: los dos pequeños iban a ser herederos de una pequeña fortuna por lo que su tío decidió entregarlos a dos criminales que tenían que asesinarlos en el bosque.
Panel informativo de Wayland Wood
Pero siempre hay también un roto para un descosido y uno de los criminales, conmovido por la ternura de los pequeños, decidió ayudarles y mató a su compañero. 
Después de esto les dejó en el bosque y les prometió volver, cosa que jamás ocurrió. 
El bosque se convirtió en la tumba de estos dos pequeños que morirían de sed y de hambre después de varios días. Sus cuerpos, dice el relato, se cubrieron entonces con las hojas de un roble. 
De ahí el monumento a la entrada del pueblo y después la leyenda.
Los bosques permanecen atentos y silenciosos ante lo que dicen que a veces son dos pequeñas figuras en forma de bruma que corretean a lo largo y ancho entre la foresta y se aparecen sin esperarlo delante de muchos visitantes.
Aunque parecen ser "inofensivos", la gente prefiere ir siempre en grupos ya que temen ir solos por los bosques. 
Ilustrada por Randolph Caldecott
ORIGEN
La historia, muy popular en los países nórdicos y de habla inglesa, fue la idea que originó a Hansel y Gretel de Walt Disney. Aunque en un principio la historia era cruel al final, la modificó para que tuviera un final diferente y feliz. 
Hablemos ahora de la historia en sí y de lo que se cree fue su verdadero origen. La primera versión apareció en 1595, aunque hasta hace poco,  no demasiado, nadie sabía si la leyenda era verdadera o una invención. Aun así, detrás de la misma, parece haber signos de veracidad.
La leyenda había surgido de la historia de Thomas Grey, hijo de Edmund de Grey, un rico terrateniente de la región y dueño de Griston Hall. El niño, al parecer, quedó huérfano muy joven y bajo la tutela de su tío que, deseando hscerse con la herencia, mató al pequeño. El niño murió sin saberse nunca las causas de su muerte, que fueron muy sospechosas.
Wayland Wood
Los cuentos, relatos, historias todas, siempre nos llevan a conocer cuentos y leyendas del folclore de cada país, y tienen, por desgracia y siempre, una puntualización de lo cruel que fue la realidad sobre la que se construyen todas ellas.


Un articulo de Vuelo de Cuervos

Fotografías: Historiasperdidaseneleltiempo.com, Explore Norfolk Uk y Invisibleworks.co.uk